Rodolfo Braceli


Rodolfo Braceli nació en Luján de Cuyo, Mendoza. Desde 1970 vive y trabaja en Buenos Aires (entre 1975 y 1980 estuvo impedido de hacerlo en medios argentinos). Como poeta, narrador, ensayista, dramaturgo y periodista publicó una treintena de libros, algunos traducidos al inglés, francés, italiano, coreano y polaco. El primero, Pautas eneras, fue prohibido y quemado en Mendoza en 1962 por decisión del gobierno de facto.
Algunos de sus títulos: El último padre; Don Borges, saque su cuchillo porque…; Cuerpos abraSados, La misa humana; Argentinos en la cornisa; De fútbol somos; Y ahora la resucitada de la violenta Violeta (Primer Premio Municipal de Teatro 1990-1991);  Escritores descalzos, Perfume de gol, Células de identidad, El hombre de harina y otros relatos agradecidos y las biografías de Julio Bocca y Mercedes Sosa. Sus reportajes latinoamericanos se publicaron en 23 países, en 9 idiomas. Ganó el premio Pléyade por su entrevista a García Márquez. Para cine escribió y dirigió Nicolino Intocable Locche.
La Feria del Libro de Mendoza 2016 está dedicada a él.

* * *

Porque

Esta tarde tiene que morir
algo que quiero.

La tarde
con su cansancio de sol
me está diciendo muerte.

Me parece que la muerte
duerme escondida en cada cosa.
ahora sé que el otoño significa muerte.
y que la primavera es muerte que vendrá.

Ese perro que husmea la pared
morirá reventado:
y el pavimento se cubrirá
de varios indescifrables mapas rojos.

Aquellas delgada bicicletita
apresurará la muerte de ese niño
que come chocolate:
y el pavimento aumentará sus mapas.

Luego, la gente formará un cinturón
en torno de bicicleta, niño y perro.

Algunas mujeres se taparán los ojos.
el cartero dirá “¡no puede ser!”
La maestra, muda,
no llorará:
exprimirá con sus manos blancas
sus pechos inéditos.
La madre besará el pavimento
en sus mapas detenidos.
También besará y morderá al niño
que estará aún, con sus ojitos abiertos,
mirando un poco más arriba de los árboles.

Otro niño acariciará el pelo
de su pobre perro de hace un momento.
El otoño no se detendrá:
seguirá cubriendo de caspa la vereda
y un poco de la calle.

Sí. 
Esta tarde
tiene que morir algo que quiero:
porque esta mañana he sido demasiado feliz.

(de Pautas eneras)



Presentimiento de la madera

He puesto madera 
en la casita de tu vientre.
La puse con tierna furia.
Ayer me enteraste 
que la madera 
te está creciendo, y te palpita. 
Tengo sobrados motivos 
para sostener 
que el dios con mayúscula que buscaba 
soy yo
yo mismo 
en traje 
en carne y hueso, 
no obstante los indicios 
de mi calvicie prematura.

He puesto madera 
en la casita de tu vientre 
y la madera está creciendo.
Indudablemente 
soy Dios.

(Lo que digo no es un decir.
Es la más pura verdad.
Dios anda suelto.
Hay que tener cuidado con él,
porque es medio
                           totalmente loco.)

(de El último padre)

Fernando G. Toledo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instagram